mafrancisco.jpgmaisabel.jpgmajuan.jpgmateresa.jpgmateresita.jpgvcarmen.jpg

Maestra de la inhabitación

Isabel

 

«El me ha elevado sobre una roca; entonces mi cabeza se alza sobre los enemigos que me cercan» (Sal. 26, 56). Me parece que esto es la figura del alma «edificada sobre Jesucristo». El es la roca donde ella [está] elevada por encima de ella misma, de los sentidos. de la naturaleza, por encima de los consuelos o de los dolores, por encima de lo que no es únicamente El. Y allí, en plena posesión de sí misma, ella se domina, ella se trasciende a sí misma y trasciende también todas las cosas. Ahora San Pablo me recomienda estar asegurada en la fe: en esta fe, que no permite jamás dormitar al alma, sino que la tiene despierta bajo la mirada del Maestro, toda recogida en su palabra creadora, en esa fe «en el demasiado amor» (Ef. 2, 4), que permite a Dios, me dice San Pablo, llenar al alma «según su plenitud» (Ef. 3, 19).

Isabel de la Trinidad

 

contac