MarieEug.jpgamaras.jpgmaisabel.jpgmajuan.jpgmateresa.jpgmateresita.jpg

Maestra en la fe

Imadre

 

 

 No es otra cosa el alma del justo sino un paraíso adonde dice El Señor tiene sus
deleites.¿qué tal os parece que será el aposento adonde un Rey tan poderoso, tan sabio,
tan limpio, tan lleno de todos los bienes se deleita?

(Sta Teresa)

 

 

 

 

 

 

TESTIGO DE LA PRESENCIA DE DIOS EN NOSOTROS

 

Cada santo es un mensaje viviente de Dios que nos recuerda algo a través de su vida y de su doctrina. En el Carmelo tenemos a Teresa de Jesús, nuestra fundadora, que nos ayuda con su experiencia y su doctrina a comprender el amor de Dios y su cercanía. En su comentario al Padrenuestro, ella, al presentar la primera invocación: Padre nuestro, que estás en el cielo, nos inculca lo que es y lo que significa que Dios sea nuestro Padre. Ningún linaje o vínculo familiar se puede comparar con la grandeza de pertenecer a la familia trinitaria; de contar con el amor, la comprensión y la cercanía de un Dios Padre-Madre. Invocamos a Dios que está en el cielo. Sta. Teresa nos hace comprender que el cielo está dentro de nosotros; que no estamos vacíos por dentro sino llenos de la presencia de Dios. Por ello podemos hablarle en voz baja porque está tan cercano que no necesitamos dar voces para que nos escuche. Nosotras, sus hijas, estamos llamadas a vivir y a testimoniar el amor de Dios y la importancia de la oración como diálogo de amor con Él, que sabemos nos ama. Subrayamos así que Dios es el único absoluto y damos a nuestra oración la dimensión apostólica que quiso Santa Teresa: “éste es vuestro llamamiento, éstos han de ser vuestros negocios, éstos han de ser vuestros deseos, aquí vuestras lágrimas, aquí vuestras peticiones; no, hermanas mías, por negocios del mundo… No es tiempo de tratar con Dios negocios de poca importancia” (Camino 1,5). Estas enseñanzas de Santa Teresa son muy actuales en un mundo sediento de Dios y traen consigo alegría, paz, seguridad y confianza plenas. Eso explica la petición que se ha hecho al Papa de declarar el año 2015, quinto aniversario del nacimiento de Teresa de Jesús, como año de la oración.

 

 

 

 

 

contac