MarieEug.jpgamaras.jpgmaisabel.jpgmajuan.jpgmateresa.jpgmateresita.jpg

Dimensión apostólica

 Apostolado

 

La fidelidad creativa y las exigencias del momento actual han puesto de relieve la actualidad del ideal teresiano de crear pequeñas comunidades orantes, fraternas y comprometidas con el anuncio del evangelio, tanto entre las monjas contemplativas como entre los frailes, empeñados en vivir el carisma en el compromiso misionero y apostólico. Este tipo de comunidades pequeñas y cercanas a la realidad, como quería Santa Teresa están llamadas a ser signos de la presencia de Dios en el corazón de la historia y del mundo. Tratamos de ser comunidades que puedan vivir la vida carmelitana en forma sencilla, humilde, más espontánea, en las condiciones ordinarias, para transformarnos en verdaderos lugares de encuentro para quienes buscan la oración contemplativa. En el mundo de hoy existe una gran sed de espiritualidad que muchas veces degenera en espiritualismo. La vocación y misión del Carmelo teresiano contemplativo está precisamente en ayudar, a la luz de la experiencia y de las enseñanzas de sus santos, a ir a las raíces de una auténtica espiritualidad que supere las experiencias superficiales de lo sagrado. Nuestras comunidades carmelitanas contemplativas centradas en el absoluto de Dios, tratan de ser escuelas de oración que van transformando a sus miembros en verdaderos contemplativos, capaces de descubrir a Dios presente y cercano en los acontecimientos, en las personas, en lo positivo y en lo negativo de la historia. Un Dios que nos cuestiona e interpela. Esa contemplación comprometida será capaz de revelar el rostro del Dios de nuestro Señor Jesucristo a las personas que lo buscan a tientas. Nuestras comunidades, fieles a la dimensión apostólica que dio Teresa de Jesús a la oración, tratan de difundir el amor y el conocimiento de ese Dios encontrado en la oración y que conduce a un compromiso con la justicia y la paz.

 

contac